Josh Rosen: “Si Tom Brady tiene seis anillos, yo quiero siete”

Josh Rosen: "Si Tom Brady tiene seis anillos, yo quiero siete"

El quarterback de la universidad de UCLA, uno de los candidatos a número uno del draft de la NFL, no oculta su personalidad a los equipos.

Josh Rosen es un personaje. El quarterback de UCLA parece un atleta perfecto para jugar la posición de quarterback en un campo de fútbol americano. Tiene, sin embargo, varios aspectos en su personalidad que, según se dice en los círculos de la NFL, le pueden hacer caer en el próximo draft y echar para atrás a algunos entrenadores y general managers.

Uno de esos aspectos es que es muy inteligente y tiene intereses en la vida más allá del football. Por surrealista que resulte el argumente, está sobre la mesa. Otro es que es mal compañero, por individualista, y no es de los que lidera vestuarios; aquí hay opiniones para todos los gustos, de gente que ha jugado con él que lo niega con ardor y otros que guardan silencio mientras su propio entrenador, Jim Mora, dice que no es fácil lidiar con él (con otras palabras). Y, por último, que es un chulo, que se pasa de autoconfianza y eso no le hace ningún bien.

Pues Rosen ha debido pensar que si los equipos de la NFL quieren caldo allá les manda dos tazas pagadas para que hagan lo que quieran con ellas.

En una reciente entrevista en la revista de la ESPN el quarterback ha asegurado que “si Tom Brady consigue seis anillos cuando se retire, yo quiero siete”. Ahí. Sin miedo a nada.

Explica Josh Rosen que lo que más le gusta en el mundo es ser el mejor en cualquier cosa que hace. Que adora la palabra “ganador” y que eso es lo que quiere que le llamen: el QB más ganador de la historia. “Mira Kellen Moore (QB de la universidad de Boise State), de él se dice que es el jugador con más victorias de la historia universitaria. Me gusta eso. Me encanta. Y es lo que quiero ser”.

No se queda ahí el pasador de UCLA. En la misma entrevista afirma que “soy el quarterback mejor preparado de este draft. Soy el más constante y el más monótono en la rutina de hacer las cosas bien. Cuando ves jugar a Aaron Rodgers ves flashes de genialidad, pero si ves a Tom Brady, Peyton Manning o Drew Brees no hay nada explosivo, como si fueran Johnny Manziel. Sólo es jugar la posición de quarterback al máximo nivel de continuo. Así juego yo”.

Por si hiciese falta la aclaración, Rosen concluye: “Estoy absolutamente convencido de mis habilidades como quarterback”.

Así que, John Dorsey y Hue Jackson, general manager y entrenador de los Cleveland Browns, y Dave Gettleman y Pat Shurmur, mismos puestos en los New York Giants, ya saben que, sí, que es un chulo, que tiene una personalidad imponente y que lo que se dice de él, al menos en esta parte, es totalmente verdad. No sólo lo confirma el propio protagonista sino que lo reafirma con total desparpajo.

En ese sentido, se parece a Baker Mayfield, que ha decidido abrazar sin complejos su forma de ser agresiva, contundente y altiva en este proceso de draft. Que me quieran por lo que soy, parecen decir, porque les hago más falto yo a ellos que ellos a mí. Y, al contrario, Sam Darnold, el máximo favorito a ser el uno del draft, ha adoptado el rol de trabajador extremo, gran chico, gran líder, buen tipo y mejor soldado a las órdenes de lo que le digan.

¿Qué decidirán los Browns y, en menor medida, los Giants? Sabremos mucho de qué equipo quieren construir a partir de esta decisión. Porque lo que es seguro es que el meta a Rosen en su vestuario sabrá de sobra lo que se va a encontrar; el muchacho no engaña, ni lo pretende, a nadie.

1 comentario

    • Rey Cowboy en 24/04/2018 a las 11:14 am
    • Responder

    Se esta poniendo la varilla bien alta,aunque me gusta su estilo,saludos

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.