La gran incógnita: NFC Oeste y unos Rams de élite

Cardinals busca ofensiva, Seattle le dice adiós a una defensiva de ensueño y los 49ers parecen listos para competir con los Rams, que parecen contendientes.

Llegamos al final de la serie “La gran incógnita” con la División Oeste de la NFC.

Cardinals: ¿Suficiente ofensiva?

El gerente general de los Cardinals, Steve Keim, tenía la misión de renovar la ofensiva, que terminó como la 30 por la vía terrestre y la 22 en promedio de yardas por partido en 2017.

El coach Bruce Arians decidió retirarse y fue reemplazado por el ex coordinador defensivo de Carolina, Steve Wilks.

Entre las nuevas caras está el quarterback Sam Bradford, quien sólo pudo completar un partido la campaña pasada.

Para reforzar a la línea ofensiva, Keim firmó al tackle Justin Pugh (Giants), considerado uno de los mejores en su posición en la agencia libre.

Por supuesto, será clave que el corredor David Johnson regrese al 100% de una lesión en la muñeca que lo hizo perderse prácticamente toda la temporada pasada.

En 2016, Johnson sumó 1,239 yardas por tierra y 16 touchdowns. Además, fue el segundo mejor receptor del equipo (sólo detrás de Larry Fitzgerald) con 80 recepciones, 879 yardas y otras 4 anotaciones.

Interesante que Arizona usó el décimo pick global en Josh Rosen, el primer quarterback reclutado en la primera ronda por los Cardinales desde que seleccionaron a Matt Leinart en 2006.

Si Bradford no responde, Keim no dudará en usar al novato.

49ers: ¿Listos para los Playoffs?

El movimiento más importante de los 49ers en el receso fue, por supuesto, darle un contrato a largo plazo a Jimmy Garoppolo. De hecho fue un acuerdo estratosférico por cinco años y 137.5 millones de dólares. Nada mal para un pasador con apenas siete juegos como titular.

San Francisco también hizo varias adiciones clave en la agencia libre, como el corredor Jerick McKinnon, el centro Weston Richburg y el cornerback Richard Sherman.

Si “Jimmy G” (7-0 como titular en la NFL) es consistente y mantiene esa habilidad de convertir jugadas rotas en jugadas grandes, los 49ers parecen tener lo necesario para pelear con los Rams por la corona de la División Oeste de la NFC.

Seahawks: ¿Remodelación o reconstrucción?

Tanto el gerente general, John Schneider, como el coach, Pete Carroll, aseguran que lo que están haciendo en Seattle es una “remodelación” y no una reconstrucción.

Lo cierto es que el equipo le ha dicho adiós a una generación de jugadores que marcaron época y se distinguieron por haber pertenecido a una de las defensivas más dominantes de los últimos 20 años.

Se fueron Michael Bennett, Cliff Avril y Richard Sherman, pero a la lista de bajas podría sumarse Kam Chancellor, quien lidia con una lesión en el cuello. Además, perdieron a los coaches Darrell Bevell, Tom Cable y Kris Richard.

El ataque terrestre fue de lo peor en la liga al promediar 101.8 yardas por juego y eso puso presión extra al quarterback Russell Wilson. Por ello los Seahawks usaron el pick 27 de la primera ronda en el corredor Rashaad Penny, quien en tres años como titular en San Diego State corrió para 3,656 yardas y 38 touchdowns.

La Legión del Boom es ahora la Legión del Bye.

Rams: ¿Listos para la élite?

Después de una electrizante campaña regular, los Rams se quedaron fuera de los Playoffs en la primera ronda a manos de los experimentados Falcons.

Entonces el equipo angelino usó el receso para agresivamente sumar talento a diestra y siniestra: gracias a un canje con los Patriots obtuvieron al receptor Brandin Cooks; firmaron a los backs defensivos Aqib Talib y Marcus Peters y, por si fuera poco, al tackle defensivo Ndamukong Suh.

La defensiva (19) fue mediocre y pésima contra la carrera (28), así que la firma de Suh debe ser de mucha ayuda.

Son muchas las adiciones y los Rams del coach Sean McVay parecen, en el papel, contendientes en la NFC.

Habrá que ver si no decepcionan, como los Raiders la campaña pasada.

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.