Llegaron los picks para la semana nueve de la NFL

Raiders y Broncos se disputan la supremacía en el Oeste de la AFC y algo más. Steelers y Ravens reanudan su violenta rivalidad.

Tal vez sea la euforia del séptimo juego de la Serie Mundial y de ver a los Cubs coronarse después de 108 años, pero yo también siento que en estas últimas tres semanas me he ido quitando un peso de encima.

No me refiero a la maldita dieta que me tiene viendo a todos con cara de pizza,sino a los resultados en este espacio. Sí, habrá quien me critique de mezquino por anotarme los empates como empates, pero discúlpenme, no puedo darme el lujo de ser honesto y ponerlos como derrotas, de la misma manera en que Michael Vick no puede darse el lujo de comprar un cachorrito.

El punto es que la temporada está en su punto medio y no sé si reír o llorar. Definitivamente no ha sido una campaña normal. Tan solo el día de hoy dos aficionados de los Cowboys me dijeron que ven a su equipo en el Super Bowl, tal vez envalentonados por la hazaña de los Cubs, o tal vez porque se les olvidan las tres palabras que hacen temblar a la mismísima muerte: “Here comes Tony”.

Pero cuando empieza noviembre y escuchas a los fans de los Cowboys hablar del Super Bowl, te das cuenta que no es una temporada común. Y eso solo se puede agradecer. ¿A quién le importa mi registro en los picks, cuando podemos ver partidos como el Seattle-Saints o el Falcons-Packers de la semana anterior? A mí no.

Solo espero que la temporada siga así. Y si puedo mejorar en los pronósticos, tampoco estaría mal. Comencemos:

Steelers (4-3) en Baltimore (3-4): He visto muchísimos juegos de los Ravens, más de los que puedo contar y nunca, y quiero decir NUNCA, he visto a Terrell Suggs con la boca cerrada. No sé a qué se deba y mucho menos me interesa. Pero en la semana finalmente la utilizó para decir algo inteligente: “Ben Roethlisberger no engaña a nadie si dice que no va a jugar”.

Tiene toda la razón. Big Ben va a estar detrás del centro. Pittsburgh lo necesita, ya perdió al menos un juego que no estaba en su presupuesto y no puede darse el lujo de caer nuevamente. La cuestión aquí es ¿qué tan saludable estará para ser un beneficio y no un estorbo para su equipo? Solo él lo sabe, pero estoy seguro que 50% de Roethlisberger es mejor que 240% de Landry Jones.

La ofensiva Baltimore es más predecible que truco de mago en fiesta infanti. Joe Flacco promedia 44 pases por encuentro, y eso no está mal ante una defensiva aérea de Pittsburgh que es más permisiva que Kim Kardashian pasada de copas.

Pero el partido se va a definir si la línea ofensiva de Pittsburgh puede mantener a Ben en una sola pieza. Obviamente, los Ravens van a ir tras él. Es una rivalidad física y los Ravens siempre han encontrado la manera de golpearlo. Pero ahora cuenta con más armas ante una defensiva que es novena en puntos permitidos porque se ha enfrentado a “potencias” como Buffalo, Cleveland, Jacksonville y los Jets. Ahora de regreso a su realidad.  Steelers por 5.

Eagles (4-3) en NY Giants (4-3): Carson Wentz va a ser un buen quarterback. Tal vez vaya a ser un gran quarterback, pero aún tiene mucho que aprender, especialmente a ganar los partidos cerrados. Todos los partidos de Filadelfia que se han decidido por siete puntos o menos han sido derrotas. No todo es culpa de Wentz, obviamente, su coach Doug Pederson, también debuta en el cargo y debe compartir la responsabilidad.

Ahí es donde los Giants tienen una clara ventaja. Eli Manning tal vez no es el quarterback más confiable, pero cuando el partido está en la línea sabe qué hacer. (Para mayores referencias consultar, Patriots, New England, Super Bowls). Manning tiene tendencias bipolares, puede lanzar el pase más tonto o ponerse el disfraz de su hermano y convertirse en todo un líder. Y este año es un claro ejemplo de ello con 8 touchdowns y seis intercepciones.

Y aunque la marca de Manning en juegos divisionales es mediocre, por decir lo menos (37-35), veo en los Giants a un equipo que pasa por mejor momento. Manning comienza a establecer una relación con OBJ y el ataque poco a poco parece mejorar. En tanto, Filadelfia ha perdido tres de sus últimos cuatro, incluyendo dos visitas divisionales. Ahora viene la tercera. Giants por 3.

Broncos (6-2) en Oakland (6-2): La joya de la semana. El encuentro en el que se decide si los Raiders son contendientes o pretendientes. Si Derek Carr puede validar esos números que son dignos de mención a candidato a MVP ante un perímetro elite o si simplemente ha aprovechado a defensivas de medio pelo para inflar su línea estadística.

Tal vez el duelo del inconsistente Trevor Siemian ante la malísima (y lo digo en forma de elogio) defensiva de los Raiders, sea tan importante. Los Raiders no defienden el pase, no defienden la carrera, son indisciplinados a más no poder y aunque son cuartos en diferencial de balones robados, 22 en puntos permitidos. Eso no tiene ningún sentido, pero así es la vida en Oakland.

Los Raiders no habían iniciado 6-2 una temporada desde que Derek Carr tenía 10 años. Pero aún sin haber enfrentado a un equipo que fue a playoffs la temporada anterior (salvo KC con quien, por cierto, perdieron), la temporada de Oakland podría ser completamente opuesta. Tienen dos triunfos por un punto, otro más por tres y uno más en tiempo extra. Un par de jugadas aquí y allá y estamos hablando de un equipo de 4-4.

Oakland tiene un ataque espectacular, no sé qué le habrán puesto en el agua a Michael Crabtree pero el tipo revivió. Amari Cooper es una amenaza para cualquier defensiva y Carr solo tiene 3 intercepciones a cambio de 17 touchdowns. Son números PeytonManniescos.

Pero la defensiva de Denver es la mejor en yardas permitidas por pase, encabezan la liga en capturas de quarterback y la primera prioridad de Oakland debe ser proteger a Carr. Hasta el momento lo han hecho muy bien, pero hasta el momento no se habían enfrentado a Von Miller. Broncos por 6.

 Y como ya es hora de irme a dormir, los TurboPicks:

 Falcons (5-3) en Tampa Bay (3-4): No he conocido a nadie que pueda ver una película para adultos por tres horas, así que dudo que alguien vea completo este partido. Falcons por 11.         

Cowboys (6-1) en Cleveland (0-8): Vayan poniéndole un Crying Jordan a los Browns. ¿Cómo? ¿Ya lo tiene? ¡Avísenme! Cowboys por 9.

Jaguars (2-5) en Kansas City (5-2): Sorprendentemente, Nick Foles no será el peor quarterback en este encuentro. Chiefs por 7.

Jets (3-5) en Miami (3-4): En un duelo entre Tannehill y Fitzpatrick perdemos todos.Dolphins por 3.

Lions (4-4) en Minnesota (5-2): Lo único ofensivo de este partido sería verlo. Vikes por 2.

Panthers (2-5) en Los Ángeles (3-4): A lo mejor Cam también se queja de que su vuelo a Los Ángeles estuvo muy largo y solo le dieron cacahuates. Panthers por 4.

Saints (3-4) en San Francisco (1-6): San Francisco del templete, que Drew Brees no me use de tapete. Saints por 8.

Titans (4-4) en San Diego (3-5): Joey Bosa está por convertir a los Titanes en tontines. Chargers por 6.

Colts (3-5) en Green Bay (4-3): Siempre que veo a Andrew Luck veo un poquito de John Elway, en particular a ese de 1990 que terminó 5-11. Packers por 8.

Bills (4-4) en Seattle (4-3-1): Tyrod Taylor contra esa defensiva. Eso va a ser más feo que Vince Wilfork haciendo zumba. Seahawks por 10.

Eliminator/Survivor: Cowboys, esos Browns son un cheque al portador.

Se quedan en cama: Bears (2-6), Bengals (3-4-1), Patriots (7-1), Cardinals (3-4-1), Redskins (4-3-1) y Texans (5-3).

La semana pasada: 9-3-1

En la temporada: 69-44-2

(Tomado de AS.com)

1 comentario

  1. Gracias Leo,

    Los duelos divisionales Steelers-Ravens y Raiders-Broncos son de infarto y muy propablemente decidan esas divisiones.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.