Los 4 Fantásticos (consejos para la Fantasy)

 

 

Mario Peña Céspedes

Mario Peña Céspedes

 
 

La mala noticia de estas fechas es que muchos ya hemos vuelto de nuestras vacaciones. De ahí que me tengáis otra vez escribiendo por aquí. La buena, y compensa de sobra, es que al fin comienza la NFL… y las Ligas Fantasy. A excepción de las dinasties y las de pago, que suelen draftear antes, la mayoría de los que juguéis a este juego estaréis a poco de draftear a vuestros equipos. Así que aquí van algunos consejillos de cara a los que estéis empezando en este mundillo.

 

Prepara bien el draft.

Una de las claves de una buena temporada es un buen draft. Y también es una de las partes más divertidas de la Fantasy, para qué negarlo. A este respecto, considero que prepararte un poco el draft puede ser la diferencia entre hacerlo muy bien o muy mal. Es importante saber más o menos qué te puedes encontrar en cada ronda, y yo haría especial hincapié en las rondas intermedias, que para mí son las que diferencian los buenos equipos de los no tan buenos. Te toque el número que te toque a la hora de elegir, en las dos o tres primeras rondas te van a llegar estrellones que van a hacer un buen montón de puntos. Es después cuando la cosa se complica y donde surgen las distintas estrategias. Mucha gente se dedica a “rellenar” el equipo titular y sólo después seleccionar al banquillo. A mí esta estrategia me parece errónea, ya que en una liga tan exigente como la NFL lo normal es que gran parte de tus titulares terminen lesionados, o que no rindan al nivel esperado. Así que tener algunos buenos corredores o receptores en el banquillo te pueden salvar el año. Un ejemplo: a lo mejor no es necesario seleccionar un quarterback o un tight end en las cuatro primeras rondas a no ser que sea una de las grandes estrellas de la competición (Rodgers, Gronko…) y muchos, entre los que me incluyo, te dirían que ni eso. ¿La razón? Puedes encontrar buenos QBs y TEs más adelante, mientras que el salto que hay entre los receptores y corredores que puedas seleccionar en esas rondas y en rondes inferiores va a ser mucho más pronunciado. Así que lo dicho: échale un ojo a los rankings pre-draft para inspeccionar esas rondas más bajas, si hay alguna en la que haya corredores o receptores interesantes, si hay QBs buenos al final del draft, dónde sería óptimo escoger a tu TE, etc. Por supuesto, las defensas y los kickers se eligen siempre al final.

Ampliar

Sigue atentamente la temporada.

Por seguir, a nivel Fantasy League, no me refiero a ver todos los partidos, cosa que a más de uno os resultará complicado porque sólo podréis acceder, por ejemplo, a los que echen en Movistar Plus. Me refiero a seguir semanalmente a los jugadores de tu equipo: si están sanos o lesionados, si van a jugar o no, si están rindiendo bien o por debajo de lo esperado, si merece la pena desprenderse de ellos o aguantar a que remonten. Tanto si juegas en la propia página de la NFL como en cualquier otra (ESPN, Yahoo, etc.), cada una te suele avisar de si los jugadores han entrenado normalmente esa semana y su status para el partido, y tienen también sus propios expertos que te recomiendan a qué jugadores sacar a jugar, dejar en el banquillo, fichar o soltar. Con respecto a las probabilidades de que jueguen o no hay webs especializadas, como por ejemplo Rotoworld, que son una herramienta muy útil de cara a planificar tus alineaciones semanales.

La suerte es un factor.

En un deporte de tanto contacto y tan exigente como el football americano, las lesiones son un factor que dicta el transcurso de toda la temporada. Y esto es así también en la Fantasy. Por supuesto, el factor suerte es muy importante para determinar al campeón de una Liga, pero eso está completamente fuera de nuestro alcance. Lo que sí hay que hacer es saber reaccionar pronto ante el infortunio, ya sea el tuyo propio o el ajeno. Junto a la lesión de un jugador importante, normalmente se nos presenta una oportunidad de fichaje del jugador sustituto, que puede pasar de irrelevante a importante. Esto puede minimizar el daño que la lesión ha hecho a tu equipo o darte una oportunidad magnífica de fortalecer tu plantilla a costa del mal ajeno (esta segunda opción puede ser mala para el karma, pero sin duda excelente para aumentar tus posibilidades de ganar).

Ponle un nombre que mole a tu equipo.

“¿Qué?” pensaréis. “¿Cómo diablos va a ayudarme eso en la Fantasy?” Ciertamente no tendrá nada que ver con el rendimiento de tu equipo, pero: a) necesitaba un cuarto consejo para hacer el juego de palabras en el título y b) me sirve para recordarte que esto es un juego y que sirve para pasarlo bien. No te obsesiones, que sólo es para divertirnos con nuestros colegas. Disfruta. Vacila un poco si ganas (siempre de buen rollo), aguanta el vacile si pierdes, y sobre todo disfruta que son sólo 16 semanas y se pasan volando. ¡A jugar!

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.