Los alas cerradas dan un paso atrás en la NFL

Los alas cerradas dan un paso atrás en la NFL

Getty Images

La producción de estos jugadores cayó el año pasado con respecto a lo que hicieron en 2016 y el Draft no ofrece muchas soluciones.

Estados Unidos Actualizado: 7 abril 2018 18:45h EDT

En la NFL es usual que los equipos usen formaciones con dos alas cerradas. La norma es que uno de ellos sea más un receptor y el otro, un bloqueador.

Aquello que hacían los Patriots de usar a Aaron Hernández y Rob Gronkowski como receptores es algo que difícilmente se puede emular.

De por sí es complicado encontrar un buen ala cerrada. Ya no hablemos de dos.

Dos de los coaches que mejor usan las formaciones con múltiples alas cerradas son Andy Reid con los Chiefs, y Doug Pederson con los campeones Eagles.

Jon Gruden, quien alista su esperado regreso a la NFL, sabe de la importancia de los alas cerradas.

“Me gustan los alas cerradas”, dijo Gruden. “Crean lo impredecible. Los Kansas City Chiefs están en nuestra División y usan hasta tres alas cerradas, y te vuelven loco. Es un gran paquete. Puedes manejar el reloj o lanzar el balón en zona de gol”.

El problema es que el football colegial no produce suficientes alas cerradas de calidad y por ello es complicado usar a dos o tres en la misma formación.

“Puedes hacer grandes jugadas a través del ‘play-action’ (engaño de carrera). Doug Pederson y Andy Reid piensan de esa manera. Me gustan los alas cerradas, y son difíciles de encontrar hoy en día porque no se están produciendo en el football universitario como antes”, agregó “Chucky”.

La producción de los alas cerradas en 2017 disminuyó con respecto a 2016. Ese año, cuatro alas cerradas tuvieron al menos 80 recepciones, lo que igualó una marca en la historia de la NFL: Dennis Pitta de Baltimore (86), Travis Kelce de Kansas City (85), Kyle Rudolph de Minnesota (83) y Greg Olsen de Carolina (80).

En 2017, Olsen buscaba convertirse en el primer ala cerrada con cuatro temporadas consecutivas con al menos 1,000 yardas aéreas, pero una lesión en el pie lo limitó a siete partidos, por lo cual apenas tuvo 17 recepciones y 191 yardas.

Fue la primera vez desde su campaña de novato, en 2007, que Olsen no juega los 16 partidos de campaña regular.

La temporada pasada sólo dos alas cerradas tuvieron al menos 80 recepciones: Kelce (83) y Jack Doyle, de los Indianapolis Colts, con 80.

Kelce terminó la campaña con 1,038 yardas y 8 touchdowns, siendo el objetivo favorito del veterano Alex Smith.

Pero los Chiefs mandaron a Smith a Washington y ahora el titular es el joven de segundo año, Patrick Mahomes.

Kansas City ha llegado a tener hasta cuatro alas cerradas en el roster, pero aún está por verse qué tanto estarán involucrados en la ofensiva con Mahomes en los controles.

Los equipos, sin embargo, siguen en la búsqueda de jugadores en esta posición. En el Draft del año pasado tres alas cerradas fueron elegidos en la primera ronda: O.J. Howard (Tampa Bay, con la selección global 19), Evan Engram (New York Giants, 23) y David Njoku (Cleveland, 29).

Desde 1967, sólo en otras dos ocasiones fueron reclutados tres alas en la primera ronda de un Draft (1970 y 2002).

Howard fue un elemento confiable en la ofensiva de Tampa Bay, con 26 recepciones, 432 yardas y 6 touchdowns; Engram fue líder de los Giants con 64 recepciones, 722 yardas y 6 anotaciones, y Njoku atrapó 32 balones -cuatro de ellos en las diagonales- para 386 yardas.

Los tres mejores alas cerradas de la Clase 2018 son Mark Andrews (Oklahoma), Dallas Goedert (South Dakota State) y Hayden Hurst (South Carolina), aunque se prevé que únicamente Andrews escuche su nombre en la primera ronda del Draft, que inicia el 26 de abril en Arlington, Texas.

El plan de Gruden es bueno, pero tener dos o tres alas cerradas productivos en el roster es algo cada vez más complicado en la NFL.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.