Los Jets vuelven a ofrecer un contrato a la baja a Fitzpatrick

La última cantidad puesta sobre la mesa del quarterback es de 24 millones por 3 años, a todas luces insuficiente y lejos de 12 por temporada.

El culebrón del año en la NFL ha tomado un nuevo giro. Y se parece peligrosamente al anterior: los New York Jets están empeñados en estirar la cuerda, y la paciencia, de Ryan Fitzpatrick, con la esperanza de que no sé rompa. Y no está claro que eso vaya a suceder.

En el capítulo anterior nos habíamos quedado con nuestro protagonista evaluando una oferta del equipo de 12 millones de dólares por un año. “Vaya”, pensasteis, pensamos, “esto ya es otra cosa, ya no son los ridículos ocho millones al año con los que empezaron esta negociación y con la que insultaron la inteligencia del bueno de Ryan, y la mía de paso”. Bueno, igual no pensasteis eso, pero yo sí.

Pero el diablo está en los detalles, y hoy hemos sabido que esos 12 millones del primer año no son toda la verdad pues están dentro de un paquete de 24 millones por tres años que, ojo que voy a dividir, son, ta-chán, ocho millones por año. Con una carga inicial fuerte, es cierto, pero nada que no sea la costumbre en los contratos NFL, pues ahí está incluido el signing bonus. Así que, en el fondo, no se han movido de su posición inicial.

Lo que sí ha cambiado es la percepción popular. Sólo así se explica que los Jets hayan filtrado que le ofrecen doce millones de dólares por un año a Fiztpatrick cuando, en esencia, es mentira. Y no sólo la percepción popular, sino que los compañeros del QB, sobre todo el cuerpo de receptores encabezado por Brandon Marhsall y Eric Decker, que han mostrado su solidaridad con Ryan.

La situación sigue siendo complicada, porque nadie está dando su brazo a torcer. Tanto los Jets como Fitzpatrick se necesitan. No hay más QBs en el mercado y no hay más equipos buscando QBs, así que están condenados a entenderse. Pero resulta muy duro para un titular de esta liga ofrecer un dinero similar al que han dado a ilustres suplentes como Chase Daniel este mismo invierno. Muy, muy duro.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.