Mundillo NFL – AS.com (1)

Power ranking NFL semana 4: Un montón de incógnitas

Tras el primer mes de competición en la liga, hay un número elevadísimo de conjuntos que no tenemos ni idea si son lo que su récord dice que son.

Han pasado cuatro semanas, así que es hora de tener opiniones firmes y decididas sobre los equipos. Por eso mismo en esta casa tenemos muy claro nuestro punto de vista sobre los Atlanta Falcons, Los Angeles Rams, los Buffalo Bills, los New York Giants… ¿no? Ay, la NFL, con qué alegría te tumba las certezas de semana en semana. En ésta tenemos movimientos sísmicos de arriba abajo del power ranking, y la seguridad de que todo ello seguirá cambiando en fechas venideras.

(Mariano #1, Pepe #1, Michel #1, León #1) Unanimidad. Todos los que hacemos este ranking consideramos que los Denver Broncos son el mejor equipo de la NFL en este preciso instante. Su defensa les lleva en volandas, sí, pero están también engrasados en ataque, de tal manera que estén dirigidos por Trevor Siemian o por Paxton Lynch apenas si es sustancial.

(Mariano #2, Pepe #2, Michel #2, León #2) Construidos para pelear en cada partido, para no irse nunca lejos en el marcador porque su defensa no lo permite y porque el control del reloj está en su credo, estos Vikings son una maquinaria muy difícil de batir. Han ganado a Giants, a Panthers, a Packers…

(Mariano #3, Pepe #4, Michel #4, León #4) Leí ayer una gran verdad: nunca apuestes contra Mike Tomlin tras una grave derrota. Lo que vivieron contra Philadelphia fue inesperado, por malo, pero la paliza que le infligieron a los Chiefs tampoco estaba dentro de lo previsto. No a ese escandaloso nivel, al menos.

(Mariano #5, Pepe #3, Michel #3, León #5) La semana de descanso ha sido una faena para los Eagles. Primero, porque les ha cortado el ritmo cuando estaban en racha y cuando estaban asaltando el cielo de la NFL como sólo los jóvenes proyectos pueden hacerlo: con total inconsciencia. Pero, segundo, es que cuando llegue la semana nueve, diez, once… echarán de menos este descanso.

(Mariano #4, Pepe #5, Michel #7, León #3) Hemos estado muy entretenidos con el baile de quarterbacks en New England, con sus victorias en condiciones imposibles y, ahora, con una derrota de una dureza inesperada ante los Bills. Pero se han acabado las bromas: vuelve Tom Brady. Para ellos, la temporada empieza ahora. Y lo hace con 3-1. Tremendo.

(Mariano #6, Pepe #7, Michel #5, León #7) No tiene mal calendario a partir de ahora el equipo de Green Bay. Y la última victoria les ha dado tranquilidad. No son tan fiables como una vez fueron, pero me extrañaría que diesen muchos más sustos a partir de ahora. Eso sí, en esta liga, ya se sabe, un domingo cualquiera pierdes con quien sea.

(Mariano #7, Pepe #6, Michel #9, León #6) El partido que hizo Russell Wilson el domingo pasado en Nueva York, que sirvió a su equipo para ganar a los Jets, fue de los mejorcito que hemos visto este año. No siempre va a ser así, pero cuando se pone en modo MVP en Seattle saben que pueden aspirar a todo. Jimmy Graham, además, parece volver a la vida tras su gran letargo.

(Mariano #9, Pepe #9, Michel #8, León #8) El primer partido sin J.J. Watt en un lustro para los Texans fue agridulce. No acaba de dejar las mejores sensaciones el ataque, y no fue tan contundente como acostumbra la defensa. Por el contrario, Will Fuller se está demostrando como un generador de ilusión enorme para el grupo; el rookie ya cuenta con algunos momentos memorables en esta primera temporada.

(Mariano #8, Pepe #8, Michel #6, León #15) ¿Son los Falcons de verdad? El ataque más explosivo, el que más yardas consigue y el que más puntos logra. Ganar a los Panthers debería ser un pasaporte para ser élite en la conciencia colectiva, pero… ni la defensa, ni el estado actual de Carolina, hace que se disipen las dudas de qué nivel tienen, de verdad, los de Atlanta. Dos partidos ahora seguidos contra los Broncos y los Seahawks despejarán la incógnita.

(Mariano #11, Pepe #11, Michel #11, León #12) Otro equipo incógnita. Estos Raiders son pintureros y queribles. Es fácil caer rendido a los pies de Derek Carr o Amari Cooper, pero, la verdad, no han ganado a nadie. A ver, que no se enfaden los seguidores de Ravens, Titans o Saints, sólo digo que no es un currículum como para matar por ellos aún.

(Mariano #10, Pepe #10, Michel #17, León #10) Una cosa que ha conseguido Jason Garrett, contra su instinto natural, y que estoy seguro que tiene que ver con tener a Dak Prescott como QB titular, es que los Cowboys sean un equipo que corre y al que el juego de pase sirve como apoyo. Y es así como mejores han sido desde que tienen la línea ofensiva que tienen. Es el único camino al éxito con esa defensa: tenerla poco tiempo en el campo.

(Mariano #13, Pepe #12, Michel #12, León #13) Primera derrota del año para los Ravens. Tenía que llegar así, de forma rocambolesca, con fumbles por doquier y jugadas surrealistas. Así, en parte, han llegado a ponerse 3-0. La temporada en Baltimore es no apta para cardiacos. Por cierto, si los Baltimore Orioles ganan su partido de wild card en los playoffs de la MLB, el próximo domingo será un día muy grande en la ciudad por la coincidencia de sus partidos y sus equipos.

(Mariano #12, Pepe #16, Michel #13, León #11) Los Bengals necesitaban esta victoria contra los Dolphins, y con esta contundencia. Están inmersos, ellos también, en una crisis de identidad, algo que es común a media liga. Se les nota peores que el año pasado, con dudas, y agarrados al talento de A.J. Green.

(Mariano #15, Pepe #14, Michel #14, León #9) ¿Es una buena defensa la de los Rams? Pero sin ninguna duda ¿Es una gran defensa? Es ahí donde tengo que pensarme mucho más la respuesta. No creo que fuesen impenetrables contra los Cardinals, y considero que Arizona se pegó varios tiros en el pie para perder el partido. Por increíble que parezca, espero mucho de su partido contra los Bills este fin de semana: uno de los dos saldrá del estadio creyéndose la monda.

(Mariano #16, Pepe #13, Michel #10, León #19) Diría que lo que les pasó contra los Steelers fue un accidente, uno de esos en que te atropellan al inicio del partido, te pones 22-0 abajo en el primer cuarto y ya ni te planteas la remontada. No es típico de este equipo, pero es un grupo bien veterano que sabrá salir de esta. Creo.

(Mariano #14, Pepe #15, Michel #19, León #16) Odell Beckham es un jugador pasional y, como tal, hay que entender sus actitudes y sus, a veces, pérdida de papeles, pero ya se está convirtiendo en común que, después de uno de sus episodios contra algún cornerback tan chulo como él, desaparezca del partido. Si tanto le afecta, ha de controlar su carácter. El equipo le echa de menos cuando no está mentalmente.

(Mariano #18, Pepe #20, Michel #16, León #14) Este muerto está muy vivo. Es curioso como suceden las cosas en el universo Rex Ryan: despide a su coordinador ofensivo tras un partido, contra los Jets, en los que la defensa fue un coladero… y lo que mejora es la defensa. Este análisis es resultadista, falso, incompleto y fútil, que quede claro, porque el ataque ha mejorado notablemente, al menos en presencia y filosofía, y eso es bueno, siempre, para toda defensa. Esta semana vuelve Marcell Dareus.

(Mariano #20, Pepe #17, Michel #18, León #18) Hablaba antes de crisis de identidad. Probablemente ningún equipo tan agobiado por eso como los Panthers, que ahora mismo no saben si van o vienen, si están o no, si son o no son. La secundaria y la línea ofensiva se han encargado de deslavazar un equipo que, en conjunto, ha seguido la senda de la confusión al grito de Fuenteovejuna: todos a una. Ahora mismo no se salva ni el MVP reinante.

(Mariano #17, Pepe #19, Michel #20, León #20) Necesitaban la victoria contra los Browns como el comer, pero la defensa contra la carrera sigue siendo un chiste. Uno de mal gusto y mal arreglo. Y en su división, este año, parece que hay nivel de verdad. Muy intrigado por este equipo y su futuro, a ver por dónde derrotan.

(Mariano #21, Pepe #18, Michel #23, León #17) ¿Lo que he dicho antes de los Panthers? Borradlo todo: son los Cardinals los verdaderos afectados por la falta de dirección y el pánico ante una situación desconocida. Entiendo que Carson Palmer está mirándose en el espejo y notando su propia mortalidad. Mal asunto. Muy malo. Pero tienen talento en todas las líneas. Me siento incapaz de imaginar qué futuro le espera a este equipo los próximos dos meses.

(Mariano #22, Pepe #21, Michel #15, León #23) Ryan Fitzpatrick no fue el máximo culpable de la derrota de este fin de semana, y el suma y sigue de intercepciones no tuvo nada que ver con el esperpento que protagonizó frente a los Chiefs. Pero los datos, muchas veces, superan a cualquier análisis racional, y no me cabe duda de que otra derrota significaría la apertura definitiva de diligencias al respecto. Ojo que puede haber tormenta en los Jets ya mismo.

(Mariano #19, Pepe #22, Michel #21, León #25) Entiendo que no veáis a los Chargers. Lo entiendo perfectamente. Y entiendo que vayan 1-3, porque las decisiones en momentos decisivos de los partidos han sido como para cerrar el chiringuito e irse a, no sé, Los Angeles mismo. Pero, ojo que voy, sigo insistiendo en que están jugando entre bien y muy bien. Y que Phillip Rivers es una máquina de jugar a esto.

(Mariano #23, Pepe #23, Michel #22, León #21) ¿Algún titular divertido, simpático, jocoso acerca de las tormentas eléctricas y los Buccaneers? ¿No? ¿Comentarios sarcásticos al respecto? La era Twitter, muchachos, es lo que hay. Lo que hay, también, es un equipo que se ha visto superado con notable facilidad por conjuntos más duros, densos y trabajados. Nada que deba alarmar del todo, que Dirk Koetter lleva cuatro días, pero sí que exige atención.

(Mariano #26, Pepe #26, Michel #24, León #22) Para que los Saints ganen un partido hacen falta dos turnovers seguidos del equipo rival, en su propio campo, en el último cuarto. Bonito plan. Sólo un milagro les ha impedido ir 0-4.

(Mariano #24, Pepe #24, Michel #25, León #29) No es fácil ordenar a todos estos equipos que van 1-3 y que han mostrado más bien poco. Los Dolphins fueron humillados públicamente por los Bengals el pasado jueves. Ahí, a la vista de todos. Qué poquita cosa parecen. Y, por cierto, el debate sobre Ryan Tannehill comienza ya. Que ustedes lo disfruten.

(Mariano #25, Pepe #25, Michel #28, León #27) Gus Bradley ha vuelto de Londres, que no parecía tan fácil, y encima con una victoria debajo del brazo. Y qué victoria. Qué esperpento. El duelo de mancos y cojos de Wembley contra uno de sus rivales de división, los Colts, fue uno de los espectáculos más duros de asimilar de todo el fin de semana.

(Mariano #28, Pepe #27, Michel #26, León #28) Anda, mira, ¡los Colts! Cuando ya te ganan hasta estos Jaguars… No sé ni por dónde va a comenzar el debate, pero lo va a haber. No puede ser que un equipo que tiene a un QB número uno del Draft, de talento incuestionable, que sólo hace un par de temporadas jugó la final de la AFC, ande en estos abismos de juego y resultados. Pero como Jim Irsay, el dueño, se ató a Ryan Grigson, el general manager, Chuck Pagano, el entrenador, y el propio Luck, hace muy poquito y por cantidades y años muy serios, pues es un proyecto atado de pies y manos. Qué gestión, amigos, qué gestión.

(Mariano #29, Pepe #28, Michel #27, León #31) Marcus Mariota tiene excusas suficientes para jugar mal. Su equipo es mediocre, sus opciones no son muchas, su cuerpo de receptores es poca cosa… pero lo cierto es que está jugando mal. O, para ser más preciso, en cada partido toma dos o tres decisiones de las de llevarte las manos a la cabeza. Nadie les exigirá ganar este año, pero con una OL mejorada y un juego de carrera en progresión, Mariota se está convirtiendo en un interrogante.

(Mariano #30, Pepe #31, Michel #30, León #24) Descorazonador hasta el extremo el partido de estos señores contra los Bears. Y, ahora, reciben a Philadelphia, que también resulta descorazonador.

(Mariano #27, Pepe #30, Michel #32, León #30) La defensa de Chicago está en posición de ser, vamos a ser suaves, buena. Incluso con la plaga de lesiones que les afecta. Y, esto es algo que se podía intuir, el ataque es más lógico con Hoyer al mando que con Cutler, porque en esta vida no todo es talento. Así que el equipo sigue siendo malo, eso parece impepinable, pero no tanto como para estar desahuciados.

(Mariano #31, Pepe #32, Michel #31, León #26) Grandes universidades que buscarán entrenador en enero: LSU, que ya ha despedido a Les Miles; Texas, donde los días de Charlie Strong parecen contados; USC, que con el talento que tienen no levantan cabeza; más lo que venga. ¿Qué por qué digo esto en un párrafo de los 49ers de Chip Kelly? Por nada, por nada…

(Mariano #32, Pepe #29, Michel #29, León #32) Rompo una lanza por estos Browns. El único equipo sin victorias de la NFL ha peleado en todos los partidos, se ha partido la cara y ha hecho cosas bien. No son tan malos. Y Hue Jackson está haciendo un buen trabajo. Se les ven cosas ideas, apuestas, pruebas. Ganarán más pronto que tarde. O no, que nadie es adivino, pero se lo han merecido ya y tiene pinta de que seguirán mereciéndolo.

Los picks de la semana 5 de la NFL

El primer cuarto de temporada ya ha pasado, este deporte va demasiado rápido. La semana 5 nos trae la vuelta de Tom Brady como atractivo.

El primer cuarto de temporada llegó y se fue tan rápido como la primera cerveza en el estadio, excepto para Tom Brady, quien seguramente pasó cuatro de las semanas más largas de su vida.

El primer mes de campaña nos reveló varias enseñanzas, como el hecho de que la temporada regular tiene a tan solo 13 equipos con marca ganadora, el 40% y es ahí donde se recorre una delgada línea entre la competitividad y la mediocridad.

Durante el primer cuarto de temporada, también aprendimos que Denver no perdió nada con la salida de Peyton Manning, que si Bill Belichick no está haciendo trampa ahorita resulta inexplicable que la haya hecho en el pasado, y que no se le puede sacar a Cincinnati a Carson Palmer.

Durante cuatro semanas hemos aprendido que Mike Zimmer podría ganar juegos en la NFL con el equipo al que coacheaba Rick Moranis en Los Pequeños Gigantes, incluso sin Icebox. Aprendimos también que Ryan Fitzpatrick tiene al mejor agente del mundo y que, en efecto, Odell Beckham es víctima de la maldición Kardashian, que descomponen todo aquello a lo que se… que tocan.

Por si no se han dado cuenta, amigos, estoy creando una distracción para no hablar de mi nuevamente mediocre récord en los pronósticos de la semana anterior. Pero me justificaré en que actualmente hay 13 equipos con marca de 1-3, incluyendo a favoritos como Arizona y Carolina.

Lo que es peor, es que esta semana cinco nos regala no uno, ni dos, ni tres sino cuatro partidos entre equipos de 1-3, incluyendo nuestro infumable clásico de lunes por la noche.

Con marca de 33-30 en lo que va de temporada, me sorprende que me sigan leyendo. En verdad. Pero como dijera el inmortal Hank Aaron: “Si estoy en un slump, lo único que queda es seguir haciendo swings”. Y eso es precisamente lo que haré.

A continuación, los 14 ganadores de la semana cinco, aunque podrían ser menos de 14. Sí, posiblemente sean menos.

Patriots (3-1) en Cleveland (0-4): Imagínense a 53 personas a las que despiden de sus trabajos, las hospitalizan y les piden el divorcio, todo en un lapso de una semana. Ahora, pónganles un uniforme café, casco naranja y tendrán a la versión de los Browns que saltará el domingo al campo.

No, ser el único equipo que sigue sin ganar no es suficientemente malo. No, ser el equipo que tiene que enfrentarse a unos Patriots heridos no es suficientemente malo. Ser el equipo contra el que reaparece Tom Brady con más sed de venganza que Beatrix Kiddo en Kill Bill, eso sí es suficientemente malo.

Decir que a los Browns les toca bailar con la más fea no le hace justicia suficiente a su situación. El baile es en medio de un huracán y la música es reggeatón. Ah, y la chica fea es su prima. Ahora sí encontramos algo con lo que se pueden identificar los Browns.

Tom Brady es Max Cady en Cabo de Miedo, lleva varios meses preparando su venganza y acaba de salir de prisión. Una muestra más de que el Dios del Football odia a Cleveland. Patriots por 3… no, solo bromeo, por 15… al menos.

Texans (3-1) en Minnesota (4-0): ¿Quién diría que Sam Bradford podría ser un quarterback funcional en esta liga? Lo único que necesitaba era a Norv Turner, un buen reparto de receptores y un poco de salud.

Ah, claro, y una defensa capaz de hacer llorar a hombres adultos. A hombres adultos rudos, con barba, botas de leñador y hacha, no a un hípster cualquiera.

La defensiva de Minnesota, a la que le urge un apodo, ya ridiculizó a Aaron Rodgers, Cam Newton e Eli Manning, dos campeones del Super Bowl, dos MVPs. ¿Por qué no habría de correr Brock Osweiler con la misma suerte?

Los Texans de Houston han demostrado ser como los de quinto año, que abusan de los de tercero, pero que desocupan el campo de juego cuando aparecen los de sexto. Sí, están bien balanceados, sí, tienen talento, pero simplemente no están a la altura.

Si Bradford se mantiene lejos de los errores y hace apenas lo necesario, como lo ha venido haciendo toda la campaña, su defensiva hará el resto. No han permitido más de 16 puntos en el año, irónicamente a los Titans, y son una máquina de robar balones. La fórmula perfecta. Vikings por 8.

Falcons (3-1) en Denver (4-0): Me imagino que de niños todos vieron dibujos animados, y siempre, en alguno de ellos, había una situación en la que alguien caminaba por el desierto y cuando estaba por llegar al oasis, se desvanecía en un cruel espejismo.

Pues el que dibujó esa caricatura fue un aficionado de los Falcons. Sí, el equipo capaz de anotar al menos 45 puntos en semanas consecutivas, y también de perder ante Tampa Bay. Lo que no es un espejismo, es su ofensiva, que es tan buena como la Madre Teresa.

Matt Ryan se acordó que Julio Jones es su mejor amigo, y lo encontró contra Carolina. Pero esa pudiera ser una relación a corto plazo ahora que les toca ir a casa de los campeones, resguardada por Von Miller y Aqiib Talib.

Sí, la defensiva de los Broncos se ha mostrado vulnerable hasta cierto punto, ha permitido al menos 17 puntos en tres de los cuatro juegos y es difícil que limiten a Atlanta en una cifra cercana a esa. Para fortuna de Denver, su ofensiva también sabe bailar, y la defensa de los Falcons es una fiesta organizada por Johnny Manziel y Rob Gronkowski. Ha permitido al menos 31 en tres de sus cuatro encuentros.

Si te gustan los duelos físicos y defensivos, ponte a ver una pelea de Floyd Mayweather, porque este juego no es para ti. Broncos por 4.

Bengals (2-2) en Dallas (3-1): Los Cowboys tienen marca ganadora y su afición empieza a soñar. Será duro despertarse y darse cuenta que derrotaron a Washington, Chicago y San Francisco, que presumen una gruesa marca de 4-8.

Cuando eres un quarterback novato, lo único que se te puede pedir es que cuides el balón y Dak Prescott ha cumplido con creces. ¿Ayuda el hecho de que tiene a un monstruo como Ezekiel Elliott en el backfield? Sin duda. Pero también ayuda el hecho de que no tiene presión, de que Dez Bryant no le respira en la nuca y que sabe que el empleo es temporal… al menos esta campaña.

Si, el récord de 3-1 de Dallas se ve bonito, pero es como la cirugía plástica. No es de verdad. O al menos no han probado que así sea. El domingo tienen una oportunidad de hacerlo ante un equipo talentoso en todas sus líneas.

Cincinnati ha tenido problemas en la zona roja durante toda la temporada, y eso les ha costado al menos una derrota y un triunfo muy sufrido, pero para su beneplácito, Dallas, al igual que los Jets y los Dolphins anteriormente, no tiene la manera de detener a A.J. Green, que le da una verticalidad a los Bongos que los Cowboys no han visto este año.

Cincinnati viene de un prolongado descanso y tiene más talento de ambos lados del balón, suficiente para que mis bolas… de cristal indiquen Bengals por 4.

Una acotación seria. La llegada del huracán Matthew podría alterar los juegos en la Costa Este, especialmente los duelos en Miami y Carolina, así que no esperen muchos puntos en condiciones pantanosas.

Y ahora sí, los Turbopicks.

Cardinals (1-3) en San Francisco (1-3): Hay peores cosas que enfrentar un juego divisional con Drew Stanton, como, por ejemplo, hacerlo con Blaine Gabbert. Cards por 2.

Jets (1-3) en Pittsburgh (3-1): Los Jets van a necesitar un buen psicólogo el lunes. Steelers por 9.

Eagles (3-0) en Detroit (1-3): Ni con Barry Sanders y Megatron. Bueno, así tal vez. Eagles por 6.

Bears (1-3) en Indianapolis (1-3): ¿Se acuerdan cuando estos dos se encontraron en un Súper Bowl? Ahora piden limosna en la misma calle. Colts por 3.

Titans (1-3) en Miami (1-3): No, la horrenda calidad de este juego no tiene nada que ver con el huracán Matthew. Dolphins por 5.

Redskins (2-2) en Baltimore (3-1): Si Joe Flacco fuera un quarterback elite, se alejaría de Josh Norman. No se va a alejar de Norman. Skins por 2.

Bills (2-2) en Los Ángeles (3-1): Creo que alguien le puso algo a mi bebida, pero voy con los Rams por 3.

Chargers (1-3) en Oakland (3-1): Un equipo que encuentra la forma de ganar y el otro que encuentra la forma de perder. No se necesita apellidarse Girón para saber cuál es cual. Raiders por 4.

Giants (2-2) en Green Bay (2-1): Beckham dice que ya no le divierte el football. Ojalá hubiera dicho lo mismo de las Kardashian. Packers por 8.

Buccaneers (1-3) en Carolina (1-3): Duelo de bajas… audiencias. Carolina por 4.

Eliminator/Survivor: Colts

Se quedan a leer a de DeTocho: Chiefs (2-2), Saints (1-3), Seahawks (3-1) y Jaguars (1-3).

La semana pasada: 8-7

En la temporada: 33-30

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.