NFL y los Juegos Olímpicos pueden ir de la mano

NFLDevon Allen, receptor de Oregón en la NCAA, ha sido el último jugador de football en clasificarse para los JJ.OO de Río 2016, en la prueba 110 metros vallas.

Con 21 años, no todo es felicidad en Devon Allen. El 9 de julio ganó el clasificatorio de Estados Unidos en los 110 metros vallas y sacó pasajes a los Juegos Olímpicos de Río, con la tercera mejor marca de esta temporada a nivel mundial. ¿Por qué la felicidad de Devon no es completa, entonces? Habría que culpar a los periodistas que lo único que le han preguntado en los últimas días es si se va a dedicar al atletismo o al fútbol americano.

Allen, de un 1.83 metro y 84 kilos, también es receptor en el equipo de fútbol americano de la Universidad de Oregon, los famosos “Ducks”, que siempre están en la lucha por ganar la Conferencia Pacific 12, una de las más poderosas de la NCAA. De hecho, en 2014 aportó con 684 yardas en la temporada que Oregon ganó el Rose Bowl y llegó a la final nacional, donde fue derrotada por Ohio State.

Tras un 2015 de escasa figuración, todavía nadie habla de Allen como un gran prospecto para el Draft de 2017. Más aún si el deportista no sabe a qué se va a dedicar. Su padre no ayuda mucho para salir de la duda: “Depende de la temporada. Una vez que terminen los Juegos, se enfocará en el fútbol americano”.

La final de los 110 metros vallas es el 16 de agosto y Oregon debuta el sábado 3 de septiembre en la temporada 2016 de la NCAA.

Antes, otros atletas/futbolistas enfrentaron situaciones similares a la de Devon Allen.

El más reciente caso fue el de Marquise Goodwin, receptor de los Buffalo Bills: antes de ir al Draft compitió en el salto largo de Londres 2012 e incluso ya como jugador activo de la NFL ganó la plata en los Juegos Panamericanos de 2015. En los recientes clasificatorios de Estados Unidos no pudo sacar boleto a Río 2016.

Muchos años antes que Goodwin, otro receptor logró triunfos en las pistas y en la NFL. Se trata de Willie Gault: una de las figuras de los Chicago Bears cuando ganaron el Super Bowl XX y medallista de oro en la posta 4×100 del Mundial de Atletismo en 1983. Gault era uno de los seleccionados para los Juegos Olímpicos de 1980, pero Estados Unidos decidió boicotear a Moscú.

Goodwin y Gault son parte de una larga lista de jugadores de fútbol americano que participaron de los Juegos Olímpicos, o estuvieron muy cerca de hacerlo. Pero ninguno tuvo tanga gloria como Bob Hayes.

El oriundo de Florida se colgó la medalla de oro en los 100 metros de los Juegos de Tokio 1964 y rompió el récord mundial. Días después, logró otra presea dorada en la posta 4×100. Luego de Japón, Hayes entró de lleno a la NFL como receptor de los Dallas Cowboys. Sus dos primeros años fueron los más exitosos, pero su momento de mayor gloria fue en 1971 cuando los “Vaqueros” y Hayes ganaron el Super Bowl VI tras derrotar a Miami Dolphins en la gran final.

1 comentario

  1. Ciertamente los jugadores de la NFl son super atletas y eso que antes de llegar al profesionalismo se dedican a variadas disciplinas deportivas y no a una sola como acá.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.