¿Qué debe hacer la NFL para mejorar su producto en el futuro?

1_NFL_logoBRISTOL — En la mayoría de los estándares objetivos, la NFL está en la cima del mundo deportivo en el país. Acumula la mayor ganancia, genera mejores audiencias por televisión y, de acuerdo a la encuesta anual de Harris, tiene por mucho la mayor cantidad de aficionados entre los deportes americanos.

Las sugerencias para mejorar, en consecuencia, deben tomarse con cuidado. A pesar de las quejas públicas –a menudo, pero no siempre, justificadas– los resultados de la NFL hablan por sí mismos. Pero pensando en futuros Power Rankings de ESPN, nuestras proyecciones y otros análisis, lo que escribo a continuación son algunas ideas realistas –grandes y pequeñas– que podrían mejorar el producto y/o reducir la preocupación del público.

TOMAR LA OPCIÓN N° 2 EN EUROPA

Por casi una década, observadores de la NFL han asumido que la liga quería colocar una franquicia en Londres. Se ha aumentado la frecuencia de partidos allá a cuatro por temporadas e incluso se consultó la construcción de un nuevo estadio que está siendo construido en este momento. La NFL jugará en el Twickenham Stadium esta temporada. Pero un escenario alternativo tiene más sentido. En lugar de reubicar una franquicia allí –un esfuerzo que requeriría que un equipo mantenga y utilice unas instalaciones de prácticas en los Estados Unidos y quede condenado a una desventaja competitiva– la NFL debería construir en su lugar una franquicia virtual programando ocho partidos de temporada regular (más o menos) por temporada.

Sería necesario un sistema de rotación equitativo para tener en cuenta la variedad en las distancias de viaje de los equipos así como una distribución equitativa de los equipos a través del tiempo. Pero si comenzamos con la idea que la NFL respalda la idea de crecimiento en las ganancias internacionales, esta postura es la menos mala (A menos hasta que los vuelos supersónicos regresen). Además, hay gente en la comunidad europea de la NFL que cree que desarrollar jugadores internacionales para jugar en Estados Unidos podría tener éxito.

La presencia de la NFL en Londres ha crecido gradualmente desde el 2007. USA TODAY Sports

ATENDER LAS PAUSAS COMERCIALES DESPUÉS DE ANOTAR

Un producto de televisión atractivo pierde alrededor de cinco minutos de tiempo real entre un touchdown/gol de campo y el inicio de la siguiente posesión. En ese lapso, un espectador –o peor, un aficionado en las tribunas– podría ver una jugada real: una patada de salida que es cada vez más una rutina (los touchbacks se han incrementado de 16.4 por ciento en el 2010 a 56 por ciento la temporada pasada). El esto por lo general es una serie de uno o dos minutos de pausas comerciales que mejor se pasan mejor ya sea en el baño o revisando resultados de los equipos de fantasía.

La rutina de anotación-pausa-patada de salida-pausa no está alejando espectadores en grandes cantidades, pero atenderlo sería un pequeño gesto de buena fe a raíz de una queja constante de los consumidores. La mayoría estaría conforme con máximo una pausa entre la anotación y la siguiente posesión, ¿cierto? El resto podría repartirse de manera uniforme a lo largo del espectáculo de tres horas de duración.

DEJEN MORIR LA PATADA DE SALIDA Y SIGAN ADELANTE

La patada de salida –y sobre todo el regreso– aportan la posibilidad de diversión, contacto físico y drama que cambie el rumbo del partido cada vez que el balón se coloca sobre su base. También es una de las jugadas más peligrosas del fútbol americano, según determinó la NFL, y los intentos por hacerla más segura la han conducido por el camino de la irrelevancia, la degradación o ambas.

Como se ha señalado, cerca del 60 por ciento de las patadas de salida ya no son devueltas. Un cambio en la regla durante el 2016 para mover el punto de salida tras el touchback a la yarda 25 limitará más los regresos o provocará el aumento de patadas tendidas que son difíciles de controlar. Si las patadas intencionalmente cortas se traducen en más regresos y en consecuencia lesiones, también se legislará en su contra. Así que sólo acortemos el viaje hacia la indecisión y vayamos directo hasta el final eliminando la patada de salida por completo. Sólo es cuestión de tiempo y la NFL debe invertir su creatividad en desarrollar alternativas en lugar de preservar una jugada que está muriendo irrevocablemente.

Eliminar regresos de patada y devoluciones de despeje reduciría el riesgo de lesiones. AP Photo

ESTABLECER SECCIONES FAMILIARES LIBRES DE ALCOHOL

Hay todo tipo de razones por las que es difícil para los equipos de la NFL apartar una sección de asientos para familias con niños, como es como es común en el béisbol y otros deportes. Con sólo ocho partidos de temporada regular por año, los equipos de la NFL tienen mucho menos que vender. También complicaría el mercado de reventas y en algunos sería difícil de cumplir. Algunos equipos lo han intentado y/o considerado, incluyendo los Detroit Lions y New York Jets, sin embargo, hay una razón importante para explorarlo plenamente: los partidos de la NFL pueden quedar empañados por la conducta ridícula de los aficionados, alimentada por el alcohol, las rivalidades o ambas, y no siempre es apropiado para los niños.

Podrían considerar esto como una opinión exagerada, pero he escrito extensamente al respecto, y hay muchos padres que no llevan a sus hijos a los partidos de la NFL. Quizás lo harían si pudiesen minimizar la posibilidad de peleas y beber en exceso a su alrededor.

El fútbol americano un producto de televisión que un entretenimiento para gozar en primera persona, y por lo tanto la NFL podría no sentirse motivada a apartar una sección familiar. Pero es lógico pensar que exponer a los niños a la experiencia dentro del estadio tiene sentido desde la perspectiva de la sociedad tanto la perspectiva de negocio a largo plazo.

ACEPTEN DÓNDE NECESITAN AYUDA LOS OFICIAES –Y DÓNDE NO

“Si tan sólo la NFL hiciera a sus oficiales de tiempo completo”. Esa idea tradicional se acerca al cliché; no es el problema y no ayudaría tanto como uno cree. Los oficiales de la NFL no sufren por la falta de práctica o preparación, o al menos el tipo que podrían ampliar a media semana en las oficinas de la NFL. Son humanos cuyas debilidades ahora están expuestas por la tecnología que supera su capacidad de procesamiento en tiempo real.

Podrían no estar de acuerdo, pero lo que los oficiales necesitan es tecnología que iguale lo que los aficionados ven en televisión. Necesitan mayor acceso a las repeticiones, y más libertad para hacerlo, y esperar que se reduzcan los retrasos en tiempo real. La Canadian Football League está experimentando este año con un oficial de repetición en sus oficinas que tiene la autoridad para corregir las llamadas que no son revisables. Puedo ver (o soñar) con un día en el que un oficial de la NFL consulte un dispositivo digital en su brazo para confirmar o corregir llamadas mientras los jugadores aún se están levantando del pasto.

ATENDER LA INTERFERENCIA DE PASE

Ningún castigo impacta en los partidos como las interferencias defensivas de pase, que en el 2015 promediaron 17.8 yardas por castigo marcado. Que un empujón inoportuno de un back defensivo o un salto ejecutado pobremente pueda provocar un cambio de 40 yardas en el campo parece dramático.

Hay algunas mejoras posibles. Una es suavizar las reglas contra los backs defensivos. Eso nunca sucederá. Otra es limitar la marca a 15 yardas. Eso motivaría a los esquineros a interrumpir los pases largos. La tercera opción, y admito que no es perfecta, es la posibilidad de hacerlo una jugada revisable, otra innovación de la CFL. Esto cambiaría la repetición a llamadas de juicio, algo a lo que la NFL se sigue oponiendo, pero su impacto en partidos parece demasiado grande para ignorar. Al menos, reduciría los casos de grandes cambios de posición por contacto que los oficiales no vieron claramente.

En el 2015, se marcaron interferencias de pase por un promedio de 17.8 yardas por castigo. AP Photo

UNA ACADEMIA DE MARISCALES DE CAMPO, AL MENOS

Los entrenadores y administradores han denunciado la disolución de la NFL Europa por años y, recientemente, la reducida ventana para entrenar en la temporada baja. Culpan a estos cambios por el pobre juego de las líneas ofensivas, la escasez de mariscales de campo, lesiones y los índices de interés estancados (bueno, todavía no).

Los propietarios de la NFL podrían no tener el apetito financiero para apoyar una liga menor/de desarrollo completa, pero deberían considerar seriamente al menos una academia de mariscales de campo para atender los problemas de profundidad de la liga en la posición. La NFL Europa produjo algunos mariscales de campo de Super Bowl — Kurt Warner, Brad Johnson, Jake Delhomme– pero su mayor contribución fue proveer profundidad de calidad. Una academia no podría replicar los partidos, pero podría proporcionar a los pasadores más repeticiones de calidad de las que reciben ahora.

REINVENTAR LOS PARTIDOS FALSOS

La opinión pública podría ser simplemente eliminar la pretemporada y el Pro Bowl, partidos que no tienen valor en la clasificación. Pero la NFL gana dinero con ambos –asignó recientemente en subasta la semana del Pro Bowl a Orlando, Florida, por al menos 3 millones de dólares– y no podemos esperar en realidad que se cierre con ese flujo. Además, en ausencia de una liga de desarrollo, los partidos de pretemporada son a menudo las únicas oportunidades de acción en vivo para jugadores jóvenes que darán profundidad en posiciones clave.

En cambio, llamen a estos partidos lo que son y definan las expectativas en conformidad a ello. Una exhibición de desarrollo, en lugar de un partido de pretemporada, describe con mayor precisión lo que está ocurriendo. Si los aficionados pagan precios de temporada regular, hagan que valga la pena. Planifiquen eventos con jugadores veteranos que no participan, por ejemplo.

En cuanto al Pro Bowl: reconozcan a las verdaderas estrellas del juego con un viaje a Orlando, pero no les pidan jugar. Si es necesario un juego, entonces hagan un partido de “Promesas” para promover a los novatos prometedores y otros jugadores jóvenes que estarían motivados por participar y hacer crecer su marca.

ENMENDAR LAS COSAS CON LA NFLPA

Es natural que exista tensión entre empleadores y sindicatos, y todos aceptamos que las disputas internas entre multimillonarios y millonarios del fútbol americano de vez en cuando saldrán al público. Pero la hostilidad y desconfianza ha convertido los tribunales en un escenario común para la resolución de convictos. Esa no es la manera de dirigir un negocio.

Las recientes resoluciones legales sugieren que los jugadores tienen razón para sospechar del respeto de los propietarios por el contrato colectivo de trabajo (CBA por sus siglas en inglés), al tiempo que los propietarios deben tener cuidado de un sindicato cuyos miembros se enfocan en las ganancias a corto plazo por necesidad. Hay razones para pensar que, en todo caso, ambas partes van a atacarlo a medida que anticipen las negociaciones para el próximo CBA en el 2021. A largo plazo, sin embargo, la atención del público en altercados, acusaciones e incorrecciones no es sana y puede desgastar la credibilidad del producto.

Esta podría ser la propuesta más realista de la lista, y por lo tanto aparece en último lugar, pero la NFL se debe a sí misma hacer un esfuerzo genuino para limar asperezas. Quizás se necesita una tercera parte, una figura unificadora (alguien como Joe Biden, quien muy pronto va a tener algo de tiempo libre). Quizás sólo es una reunión clave entre oficiales clave. No puede ser peor.

Contenido Patrocinado

Comentar

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.