Tyrann Mathieu y el dinero de los jugadores polivalentes

El incalificable jugador, en términos de su posición en el campo, de los Cardinals aspira a un contrato que rompa la jerarquía posicional en la NFL.

Los Arizona Cardinals tienen una bendición y un problema: Tyrann Mathieu. Es una bendición porque es uno de los mejores jugadores de la liga pero es también un problema porque lo que le hace tan especial, su polivalencia, va a suponer un severo reto de ingeniería financiera.

Tyrann Mathieu no es sólo un excepcional free safety, o strong safety, o cornerback, o slot corner, o linebacker, o incluso defensive end… sino que es todo eso a la vez. Es el paradigma de una nueva raza de jugadores que puede jugar en múltiples esquinas de la defensa y hacerlo muy bien en todas ellas.

De hecho, es una de las grandes claves de la buena defensa de Arizona, pues la capacidad de improvisación y de engaño que tiene el coordinador defensivo con un arma como Mathieu por el campo es algo que le da una ventaja notable en los emparejamientos. Les hace ir un paso por delante de los coordinadores ofensivos.

Pero lo que esto conlleva es que la jerarquía posicional de la NFL salta por los aires. Mathieu quiere ser pagado como todo lo anterior y no como un mero safety. La posición está creciendo en importancia en la liga, sobre todo tras el éxito de los Seattle Seahawks y ese chico para todo que es Earl Thomas, pero no deja de ser uno de los patitos feos de la defensa, con sueldos bien por debajo de los cornerbacks o los pass rushers.

Es por eso que, en las actuales negociaciones para ampliar su contrato el equipo quiere pagarle bien, muy bien, acorde a los estándares de los safeties, pero él quiere que se le renumere como a una estrella. Punto. Sin tener en cuenta de que juega en el papelito porque, y en esto tiene toda la razón, en el campo puede situarse casi en cualquier lado (no descarto verle de nose tackle alguna vez, así de convencido estoy de su talento (no, es broma)).

El ascenso a los altares de la NFL de Tyran Mathieu ya ha tenido un impacto claro en un draft en el que, encabezados por Jalen Ramsey y Myles Jack, los jugadores polivalentes han visto aumentado su caché de manera notable. Es otro de los motivos que hacen pensar que los Cardinals van a tener que esforzarse, y mucho, por ofrecer el precio justo a su joven estrella.

La NFL cambia ante nuestros ojos. La avalancha de ataques pasadores y veloces ha llevado a las defensas a adaptarse y, en estas circunstancias, un tipo que te puede recorrer la secundaria de punta a punta, que es válido contra el hombre y en zona, y que encima puede entrar al blitz con fiereza es un activo más valioso que un safety a palo seco.

Mathieu no es ningún pionero, que jugadores polivalentes los ha habido siempre, pero sí que es una de las figuras que definen el estado actual de las defensas y, por lo tanto, ha de ser tratado de forma diferente. También a la hora de firmarle su nuevo contrato.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.